Condenado al cielo

Me subiste al cielo, en un instante solo me hallé, sin conocer el por qué. Sólo dos cosas podía hacer, permanecer en él con mi sufrir o saltar al vacío, con ambas miedo sentí.
No podía saltar, con ello condenaría a mis huesos, sería mi fin. Decidí esperar por si volvías a por mí. Con el pasar de los días comprendí que no regresarías jamás, no sabía si por miedo, por vergüenza o porque no me querías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s