LA MEDICINA

La noche caía en el pueblo. Desde la ventana de su cuarto Ángel observaba la soledad de la avenida. Bajo la luz de una farola vio a una mujer que corría sin dejar de mirar atrás, torció en la esquina y la perdió de vista. Siguió mirando durante un buen rato pero nadie más apareció. Le pareció escuchar algo tras el callejón, miró fijamente pero se movió tan rápido que no alcanzó a adivinar qué era. Se tumbó en la cama con las luces apagadas contemplando el techo, pasaron las horas. Antes del amanecer su madre le trajo el vaso con su medicina, la bebió de un trago y se relajó. Cuando la tomaba se sentía mucho mejor. Su madre lo arropó, le dio un beso, bajó la persiana y cerró su puerta con llave. Ángel consiguió conciliar el sueño rápidamente.

Sobre las ocho de la tarde su madre fue a despertarlo. Ángel se acurrucó entre sus brazos y ella lo abrazó con ternura, le puso la mano en la frente y le dijo que aún estaba enfermo. No hacía falta que ella lo dijera, él se despertaba cada tarde sin fuerzas, se sentía tan débil que hasta un pequeño destello de luz le cegaba. Su habitación siempre estaba con la luz apagada y la única claridad que entraba era la de las farolas de la calle. También tenía una lámpara pequeña que encendía cuando la noche era muy oscura. Llevaba semanas viviendo así y parecía que se había adaptado pues veía perfectamente aunque hubiese poca luz.
Su madre jugó un rato con él y como cada noche sobre las doce se fue a trabajar. Lo dejaba encerrado en la habitación pues tenía miedo de que con la debilidad de su enfermedad se cayera por las escaleras. Al principio a Ángel eso no le gustaba pero pronto se acostumbró a vivir en su cuarto. Hubo muchos más cambios a raíz de todo. Lo primero que su madre cambió fue su nombre, le dijo que era merecedor de un nombre mejor, algo divino y comenzó a llamarle Ángel. También cambiaron los horarios, su madre ahora trabajaba de noche y dormía durante el día así que él también comenzó a dormir de día. Sobre las ocho se despertaban y estaban juntos hasta que su madre se iba a trabajar a las doce. Mientras ella volvía Ángel se entretenía mirando por la ventana, observaba a la gente aunque a partir de cierta hora todo se quedaba desierto y solo pasaba de vez en cuando algún coche, entonces aprovechaba para tumbarse en la cama y pensar. Jugaba poco, siempre se sentía demasiado cansado y solo le apetecía estar junto a la ventana quieto o tumbarse en la cama. Según pasaba la noche se le hacía más larga la espera, ansiaba la medicina que le daba su madre pues solo en esos momentos se sentía bien, tan bien como antes de enfermar.
Su madre llegó sobre las cinco de la mañana con el vaso en la mano. Ángel sentía el placer con solo verlo tan cerca, lo bebió con ansia y le pidió a su madre un poco más. Ella le dijo que no se podía abusar de la medicina y que con ese vaso se sentiría mejor. Y era verdad, aunque en ese momento se habría tomado unos cuantos más cuando se levantó de la cama se dio cuenta de que ya se encontraba bien. Su madre estaba en casa y aún quedaban un par de horas antes de que tuviese que acostarse así que bajó a la planta de abajo. Disfrutaba mucho cuando su madre llegaba tan temprano porque así podía aprovechar las horas de bienestar que le daba su medicina. Corrió escaleras abajo y escaleras arriba, le parecía que lo hacía tan deprisa que casi volaba, o al menos eso pensaba él. Se acercó la hora de acostarse y su madre le dijo que era hora de dormir. Nunca podía quedarse más tarde de la hora establecida por su madre, en eso era muy tajante. Y era mejor no llevarle la contraria, un día se puso más rebelde de lo habitual y la cara de su madre casi le pareció la de un monstruo, desde aquel día se iba a la cama sin protestar. Subieron a la habitación y como cada noche su madre le arropó, bajó la persiana y cerró la puerta. Ángel desde su cama oía como su madre echaba la llave, tres vueltas. Ya se había acostumbrado a ese sonido pero la primera vez que lo escuchó, sentir que su madre le encerraba para dormir, le había dado pánico. Aunque realmente la angustia le duraba poco porque desde que había enfermado tenía una gran facilidad para quedarse dormido y no se despertaba en todo el día.

Como cada tarde su madre fue a despertarle sobre las ocho, en realidad ya estaba despierto pero le había prohibido levantarse hasta que ella fuera a llamarle por si se sentía demasiado débil y se mareaba. Ángel era un chico bastante bueno y obedecía en todo, aunque también era cierto que debía ser así si quería que las cosas fueran bien, no quería volver a ver a ese monstruo así que era mejor cumplir todas sus normas. Su madre se quedó con él hasta las doce que se fue a trabajar. Ángel se quedó mirando por la ventana como era habitual. Vio salir a su madre y cruzar la calle, dobló la esquina y escapó de su visión. Al rato volvió a aparecer por la misma esquina andando calle abajo y se metió en un callejón donde Ángel ya no alcanzaba a ver. Algunas noches era habitual verla pasar varias veces por la calle. A veces paseaba calmada y otras subía o bajaba a toda prisa. Siempre salía de casa maquillada y se vestía muy elegante pero cuando volvía su aspecto era desaliñado, el pelo enmarañado, el maquillaje corrido e incluso alguna vez sus medias estaban rotas. A Ángel no le preocupaba demasiado porque a pesar de su apariencia ella volvía cargada de energía y muy alegre.
Esa noche su madre estaba tardando más de lo habitual. Ángel empezó a encontrarse peor, en su mente se agolpaban ruidos como si toda una ciudad estuviera dentro de su cabeza. Notaba latir todas las venas de su cuerpo, las manos se le estaban poniendo blancas como el mármol. Sentía que se iba a desmayar. Intentó salir del cuarto pero la puerta estaba cerrada con llave, desesperado giró el pomo una y otra vez tirando de él con fuerza, gritó y golpeó la puerta pero nada. Estaba tan débil que aquel sobresfuerzo le hizo caer al suelo. Se acurrucó, estaba tiritando no sabía si de frío, miedo o dolor. Cuando se tranquilizó se levantó y abrió la ventana, se asomó para sentir el aire fresco. En la repisa de su ventana se posó un pajarillo, Ángel lo cogió y lo miró fijamente, las pupilas del animal se dilataron. Ángel podía sentir latir el corazón de aquel ser, lo escuchaba en su cabeza cada vez más fuerte. Entonces su rostro cambió, de la dentadura de Ángel salieron unos afilados colmillos, sus ojos se tornaron amarillos y bebió de aquel animal.
Al clavarle los colmillos a su mente volvió la imagen de su madre diciéndole «Lo siento mi niño pero esta es la única manera de que estemos juntos para siempre», recordó como después le besaba en el cuello, ese leve pinchazo. Bebió de aquel pájaro hasta dejarle seco, volvió a meterse en su cuarto, ya se sentía bien. Había encontrado la medicina que su madre le daba todas las noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s