Tu rostro

Tu rostro fue alumbrado por la luz del sol, al amanecer, haciéndome participe de nuevo de tu inigualable belleza. Y volví a pensar, ¿cómo podía ser?, sin dejarte de mirar. Una única respuesta era posible, sin duda habías sido esculpido por un dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s