El Cuervo

Es el interior el que cede,
anuladas las fuerzas
no hay solución.
Vas notando como crece
día a día,
hoy no existe Dios.
Con la esperanza perdida
ante la muerte
ellas te comen, sin compasión.
El mal avanza sin remisión,
carne de cuervo
yo sé que soy.

Una canción

Apagado, hoy… sin motivo.
Cárcel de piel la mía
que encierra melodías tristes
y en mi cabeza resuenan
al compás de mi latido;
lento, pesado,apagado…

Jaula que encierra gritos
ahogados en el destino.
Incertidumbre es el futuro,
amargo el presente vivido
que de desazón cubre el alma,
y crea notas… que no calman.

Una canción desesperada:
tristeza, desazón… una vida amarga.
La psique lucha por apagarla,
guerra perdida,
hoy mi corazón se para.

Reencuentro

list_640px

Es un cuerpo invadido por el desasosiego,

deshaciendo telas enredadas

por el tiempo.

Y en una vida de futuro abatido,

de lunas rotas y destierros;

allí, en el camino

te encuentro.

Mas temo cada palabra,

y cada sentimiento;

ahora, frente a tus ojos

que me hablaron de otro tiempo,

yo ya sé todo

y tengo miedo.

 

Tú… mi hogar

wpid-img-20150525-wa0018

Dormida en tus brazos

encuentro la paz;

lugar que adoro, que amo.

En tu calor descanso.

Envuélveme y resguardame

de la brisa;

déjame caer sobre tu pecho

un tiempo eterno,

mi vida junto a tu latido.

Y al compás soñemos

con dulces melodías

que nos acunen, al tiempo.

Déjame vivir en ti

porque sobre tu pecho

se encuentra mi lugar,

el más dulce…

mi hogar.

 

Cuando tú la tocas

caricias-manos

Cuando tú la tocas…

Manos dulces que acarician

sin presura;

dedos que la recorren

con ternura.

Cuando tú la tocas…

Es tu alma quien la inunda

y mi piel la que se eriza

si tú me dejas ver.

Cuando tú la tocas…

En cada cuerda creas vida,

en mi cuerpo el anhelo

cada vez que os veo, sólo

cuando tú la tocas.

Poema XIV

Muestra tu belleza
no te escondas
brilla bajo el sol
con tu sonrisa.
Muestra tu corazón
no lo encierres
deja fluir tu sangre
hazlo latir.
Vive siempre feliz
porque eres magia
no te apagues
porque eres fuego.
Renace.

Poema XIII

Vino sonriente
Con fuerza e ilusión
De abrazos y besos
Se colmaban sus días
Hasta que creció.
Desengaños
De repente aprender
A tener cuidado
En cada esquina mirar
Con cada persona observar
Y aún así ser dañado.
Mantuvo media sonrisa
Hasta que conoció la mentira
Seres envueltos de egoísmo
Abrazos falsos, besos fingidos.
Volver a observar una vez más
Sin una sonrisa.